César Caro Castellar
Presidente de Zona Franca de Barranquilla

 

Queridos accionistas, clientes, colaboradores, colegas y amigos

La situación que estamos viviendo es uno de los desafíos más grandes que ha tenido la humanidad; nunca como ahora ha quedado tan clara la necesidad de recurrir a nuestro espíritu de unidad y solidaridad para afrontar la crisis que se nos presenta hoy y la que seguramente tendremos que sortear en el futuro inmediato.

Todos nosotros, de una u otra manera, a lo largo de nuestra vida hemos tenido que hacer frente a retos y son más las veces que hemos superado las pruebas con éxito; esta vez no será la excepción. Aunque por ahora, nuestro enemigo invisible resulta contundente, con el paso de los días el personal de salud a nivel mundial va avanzando en el conocimiento del comportamiento del virus, en encontrar la forma de contrarrestarlo y contenerlo; al final terminaremos deteniéndolo y derrotándolo, como hemos hecho otras veces en pandemias anteriores.

En este momento, resulta fundamental mantener una actitud positiva y motivada, aprovechando estos días de cuarentena para trabajar de otra manera, con más tiempo para planear soluciones, para ser creativos, para analizar alternativas, para innovar en nuestra propia vida y en el futuro de nuestro trabajo, para estructurar emprendimientos al interior de nuestras empresas y áreas de influencia, para negociar condiciones que hagan viable continuar nuestros proyectos, en fin, para adaptarnos a esta nueva forma de ver la vida, abstrayéndonos de la cotidianidad que a veces nos absorbe y no nos deja crear el futuro que queremos.

Esta es nuestra oportunidad de rediseñar y reemprender, porque en 19 días estaremos comenzando de nuevo, con más ímpetu, con renovados bríos y nuevos sueños que volver realidad. Estamos preparados para hacerlo y tenemos que sacar de nuestro interior las herramientas que necesitamos para construir, pues nada hay más motivante que la ilusión de comenzar una nueva etapa en la vida.

Por ahora, es importante ser generosos, comprensivos, pacientes, disciplinados, cuidarnos y cuidar a los demás, rogando a Dios para que la próxima vez que nos reunamos no falte nadie. Manteniéndonos unidos y trabajando en equipo lo haremos posible.